Lo que todo estudiante debe saber de Oporto

Llevamos un tiempo encariñados con Portugal. La lengua, sus gentes…El pescado de Oporto y su vino. Si eres estudiante y estás viviendo concretamente en Oporto, o te vas a ir próximamente, debes conocer estos secretos. Unos secretos que, a partir de ya, dejan de serlo.

1.Oporto es una ciudad nueva, ¡aprovéchate! Los portuenses dicen que, hasta hace dos años, todo el turismo que quería visitar Portugal hacía parada en Lisboa. De hecho, si llegas desde el norte de la ciudad, no es hasta Rua Santa Catarina que adviertes el gran cambio que existe entre las zonas más transitadas y las menos, sobre todo estético, en la conservación de los edificios. Por este motivo, y porque cualquier imprevisto puede pasar en cualquier lado, aunque Oporto es una ciudad bastante buena para estudiantes te recomendamos que contrates un seguro de estudiantes de Axa Assistance. La seguridad nunca está de más.

2.Compra un ramo de flores secas en el Mercado de Bolhão. Es un espacio lleno de vida, en el corazón de la ciudad. Puedes regalárselas a alguien, quedártelas tú…Pero échate una charla con la florista, además. Un sitio imperdibilísimo.

3.Bebe mucho vino y come muchos dulces. Callejea y déjate cautivar por las modalidades Vintage, Tawny y Ruby. Oporto tiene vinos especiales para el aperitivo y el postre, una especie de Moscatel.

4. Recomendamos lugares como el Palacio de Cristal, el Ayuntamiento y, más afuera, la zona de Matoshinos.

5.Si eres estudiante, querrás vivir la noche de Oporto. El puente Luis I une Oporto con Vila Nova de Gaia. Además de perderte entre sus vistas cuando la luz se marcha, date el lujo del siguiente paseo: sube hasta la indestructible Sé Catedral y baja por las calles empinadas y estrechas del centro, la esencia marinera.

Oporto ofrece este aire de decadencia tan atractivo de algunas ciudades, acentuado por la melancolía del fado (no te lo puedes perder), mezclado con el particular carácter de su gente. Cuenta con ventajas como el encontrarse al lado del río Duero, el hecho de no ser una ciudad cara y los detalles urbanos que ofrece: un descubrimiento que merece la pena. Las franceshinas, una especie de sandwich mixto “adulterado”, son espectaculares, si el sitio es el correcto. Oporto es una ciudad con personalidad. Si vas a estudiar allí, solamente podemos tener mucha, pero que mucha, envidia.

Fotografías de este post patrocinado: por Marta Gisbert en su aventura en Oporto.

Etiquetado con 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>