Soñar despierta: esquiar en Åland, otra vez

Me levanto y veo un meme en el que aparece un Seat 600, también conocido como “pelotilla”, cubierto de nieve. Traduzco: “Nevará por encima de los seiscientos metros”. Dicen que los periodistas actuales –y no tan actuales-, si no tenemos noticias, nos las inventamos. La verdad es que con el tiempo meteorológico ocurre algo parecido: ya hace unos días que la gente bromea por redes sociales, y parece que de tanto insistir, han caído unos “copitos” en sitios inesperados. Ayudados de la previsión de los especialistas. En Finlandia, la fe y la ciencia se han casado, en este sentido. Es increíble. Mientras pensáis fechas y destinos de esquí, os voy a contar aquí, en Viviendo Abroad, una experiencia, acontecida long time ago, en las pistas de Åland o Islas Gland, un archipiélago de origen volcánico del año 8000 a.C., en tierra de nadie, entre la cultura de Suecia y la geografía del país que lleva por capital Helsinki.

Finlandia es, sin duda, uno de los mejores destinos para los esquiadores profesionales, para practicar esquí de fondo. Una pista sencilla allí equivale a una “negra” de aquí. Recuerdo el intercambio que realicé con el instituto hace ya demasiado tiempo como para citarlo. Una semana en la isla de Åland, situada entre los países de Suecia y Finlandia, que cuenta con unas 300 islas son habitables, de las cuales 80 están habitadas. De la aventura, no puedo olvidar el día en que, de buena mañana, tuve que vestirme con mil capas más.La verdad es que odio madrugar. El plan, no pintaba mal: si un día antes habíamos estado disfrutando del magnífico paisaje y patinando sobre un mal helado (véase la primera foto), hoy llenábamos los termos de café o chocolate hirviendo, unas cuantas rebanadas del pan wasa (de la empresa Wasabröd) y preparábamos unos hot dogs. Hoy tocaba esquiar y hacer picnic a la falda y los pies de una pista de hielo. Una señora pista de hielo. La verdad es que, con esa altura y esa pendiente, pocos fueron los que se atrevieron a “esquiarla”, aunque, al descender, contaron su experiencia con la misma intensidad que un niño pequeño ante algo que le sorprende.

Todos disfrutamos, eso sí, sobre todo de las postales que imprime el país, con lugares de encanto. También de la noche que cogimos el crucero con la Viking Line. Algún día volveré a Åland, donde estoy convencida de que, los primeros vikingos, además de gozar del Báltico, se cansarían de pisar nieve.

(Fotografía 1 del mar helado por Marta Rosella)

Etiquetado con 
Sobre marta
Premio Extraordinario de Periodismo. Escritora de vocación. Italiano, inglés, castellano, catalán y "un petit peu" de francés. Content writer (cultura y viajes). Antes, El Periódico de Catalunya y el Diario Información. Conocimientos de SEO. http://es.linkedin.com/in/marogisdo http://marta-rosella.tumblr.com/ http://about.me/martarosellagisbertdomenech

One thought on “Soñar despierta: esquiar en Åland, otra vez

  1. [...] hoteles de Sierra Nevada se han llenado este fin de semana. Y es que la pista de esquí de Granada ha contado con más de 100 kilómetros esquiables de nieve recién caída, que ha [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>